domingo, 6 de septiembre de 2020

Ansu Fati deslumbró en su estreno como titular

Ansu Fati deslumbró en su estreno como titular en la selección española, firmando un récord como goleador más joven y siendo el referente de una goleada repleta de brillantez, con doblete de Sergio Ramos y tanto de Ferran Torres, que le da a España el liderato del Grupo A tras el empate de Alemania en Suiza.

Ansu dejó una exhibición para el recuerdo. Un futbolista especial merecía firmar un registro que será difícil de rebajar. 17 años y 311 días. Jugando en estadios como si estuviera en el barrio. Un descaro que sumado a su calidad y una elección impropia de decisiones a su edad, le convierten en la gran esperanza del futbol español.

En el primer balón que tocó Ansu, lanzó un control con autopase, una carrera con regate de tacón y provocó un claro derribo dentro del área. El penalti, al minuto y medio, lo aprovechaba Ramos para seguir superando récords goleadores como defensa.

España fue un vendaval, plasmó en el terreno de juego del Alfredo di Stéfano lo que deseaba Luis Enrique. Presión alta, intensidad, robo rápido tras pérdida. Empequeñeció a Ucrania, superada defensivamente, persiguiendo la sombra de Ansu Fati cada vez que encaraba, sufriendo ante su conexión con Reguilón.



La defensa de palabra de Luis Enrique a Busquets no encontró continuidad en la alineación. Su relevo natural, Rodri, fue titular. España está bien cubierta en esa demarcación y a falta de un 9 goleador, frente a Ucrania el turno sin éxito llegó para Gerard Moreno, aparece la frescura de Ansu que lo revoluciona todo. Su nombre va vinculado al gol y a la asociación de sucesos cuando entra en contacto con el balón.

Reguilón tenía una autopista que no se cansó de recorrer. Acarició el gol tras matar con el pecho un pase cruzado de Ramos con su disparo cruzado. España mostraba variedad ofensiva con un juego coral. Pyatov se mostraba inseguro, detenía en dos tiempos un testarazo de Ramos, veía como Ansu lo comenzaba a intentar con disparos desde la frontal y hasta con una chilena que sacó un defensa bajo palos. Estaba desatado.

El gol llamaba a las puertas en pleno vendaval y fue Ramos el que de nuevo dejó huella. Acción ensayada, pase al segundo palo de Olmo y salto poderoso del capitán con testarazo picado imparable.

España era un rodillo cuando llegó el momento para la historia de Ansu. Se convirtió en el goleador más joven con un gran tanto. Recibió en la frontal, amagó y soltó un disparo con rosca que besó el poste antes de entrar. El descaro encontró el premio merecido.